CÓMO PROTEGER TU IDEA DE NEGOCIO ¿ES NECESARIO?

by sandalias Nilo   |  5 min  |  Patentes

¿Tienes miedo a que te plagien? ¡Chorradas! Hoy te contaré cómo proteger tu idea de negocio para que este miedo no siga nublando tus ganas de emprender

  ¡Jelou pipol! ¿El emprendimiento te inquieta, te atormenta o te perturba? ¡No worries bebé! Aquí está tu mami para darte todos los consejos sobre cómo empezar a emprender. Ya voy por el capítulo 5 de mi diario, así que… en cuanto acabes de leerte este sobre cómo proteger tu idea de negocio, repásate los capítulos anteriores ¡Glasiaaaaaaa! Yo soy Nilo, unas sandalias de escándalo y esta es mi historia de cómo triunfé en Hollywood.  

CÓMO PROTEGER TU IDEA DE NEGOCIO ¿ES NECESARIO?

Si no me conoces y todavía no has leído mi diario, independientemente de ser igual de falsa que Dalila, voy a ayudarte a entender mi vida. TRAILER: Mis creadores, dos apuestos y fornidos jóvenes deseaban más que nadie emprender el conocido y arriesgado viaje del emprendimiento. La profecía cuenta que solo los más valientes logran el éxito. Lo más complicado…. Iniciar esta aventura con una idea nunca antes vista en la faz de la tierra: unas sandalias de verano multidiseño, que con dos únicas tiras de tela se pudiesen atar al pie de mil formas. Colorín colorado este trailer se ha acabado.

Y ¿Cuál es el problema de querer emprender con una idea innovadora? Exacto, el miedo al plagio. Mis creadores, igual que tú, querían emprender con una idea original, por este motivo jamás se habían imaginado que lo enfocarían en la moda (habían visto que era un sector muy saturado). Mira tu por donde, yo, unas sandalias de verano, resulté ser la idea perfecta para emprender. No soy una idea tecnológica, pero soy la única en mi especie y por este motivo mis creadores empezaron a sentir miedo a que me plagiasen ¡Toditas me imitan, pero no les sale!

Mírame, puedo ser atada de tantas maneras como quieras. ¡Aquí te presento tres!

 

No hay que tener miedo a que plagien tu idea de emprendimiento

A día de hoy, más de 3 años después y con la idea registrada, mis creadores pueden decirte que ¡NO HAY QUE TENER MIEDO A QUE TE PLAGIEN! (¡Lo sé! Estarás pensando “¡Joder Nilo! Es muy fácil decirlo ahora que te tienen registrada”. Pero hazme caso, yo no te mentiría ¡Palabrita de Nilo!). Todos los humanos emprendedores pensáis que vuestra idea es igual de única, por muy poco o muy original que sea. Sin embargo, no hay que tener miedo porque tu idea todavía no vale nada. Es duro, lo sé, pero hay que asumirlo bebé. Cuando algo tiene éxito es cuando realmente algún villano se plantea copiarlo y cuando realmente debes de preocuparte y proteger tu idea de emprendimiento. Y aquí es cuando entra el trabajo duro de cada persona.

Tu idea es como tu pequeño feto, normal que lo quieras proteger, pero al final es algo inevitable. Si te quieren copiar lo van a hacer cambiando un detalle o un ápice de la idea original ¡Así de fácil y rastrero! Mira el lado bueno, esto lo que va a conseguir es que tu idea se revalorice, porque siempre vas a ser tú el original ¿Te joderá? ¿Te dolerá? ¡Si! Más que darse en el dedo meñique del pie con la esquina de la mesa, pero lo que no puede pasar es que eso nuble tu visión de negocio y tus ganas de seguir.

 

“No puedes dejar que el miedo a que te plagien nuble tu visión de negocio y tus ganas de seguir emprendimiento”

 

DÓNDE Y CÓMO REGISTRAR TU IDEA DE NEGOCIO

Si no te convence lo que te cuento y te preocupa en exceso el plagio, lo primero que te recomiendo, si es un diseño propio, es que tengas claro qué es lo que vas a proteger: la nueva forma de tu producto; la forma en la que se ata, como en mi caso; el diseño del producto como también es mi caso ¡Lo tengo todo papi!

Y ¿Dónde puedes ir a registrar tu idea de negocio? Existe una entidad en España para registrar diseños industriales, patentes, marcas y mil mierdas más: La Oficina Española de Patentes y Marcas. Esta entidad te da la oportunidad de registrar solicitudes para poder proteger tu diseño (o lo que quieras proteger). Tú rellenas la solicitud y ellos validan si tu diseño es válido o digno de ser protegido, es decir, si cumple con alguna característica para poder ser protegido o si directamente no se ha hecho antes.

¡Importante! El asesoramiento de esta entidad es bastante limitado. En mi caso, le dieron a mis creadores información errónea a la hora de registrarme, porque no llegaban a entender la idea, y por tanto no llegaban a entender lo que querían proteger: un calzado con una nueva forma de atar nunca hecha antes. Por este motivo queremos aclararte 3 conceptos clave a la hora de registrar y proteger tu idea de emprendimiento:

  1. Patente: Se trata de la invención de un nuevo producto o tecnología que pueden ser explotados comercialmente por un tiempo limitado. Ej: Una manguera para regar.
  2. Modelo de Utilidad: Darle a un objeto una ventaja practica o utilidad que deriva de un objeto ya inventado. Ej: Sistema de Riego. Hacerle agujeros a la manguera para que riegue todo el campo a través de la misma.
  3. Diseño Industrial: Apariencia u ornamentación de un producto o una parte de él, que hace que visualmente sea diferente a otro sin tener en cuenta sus características técnicas o funcionales. Ej: Los diferentes diseños de una lata de Coca-Cola (Light, Zero, Original).

Es muy importante tener en cuenta que todos los modelos de registro tienen un periodo de tiempo limitado. Algunos son renovables y otros no. No te flipes y registres todo como diseño industrial. No te creas aquí Leonardo Da Vinci, vamos… que no registres una camiseta por haberle puesto solo el logo… Registra tu logo y ¡Ya!

¡No es gratis! Vale dinero y esfuerzo hacerlo. Y recuerda, no registres por miedo, al menos que sea una patente de verdad (que hayas inventado la vacuna contra el COVID, por ejemplo). Si es un diseño industrial no pasa nada si te copian ¡Y asesórate bien! Mis creadores me registraron mal la primera vez y ellos más tranquilos que un arbusto. No fue hasta más tarde que un ángel divino les iluminó y finalmente me registraron como modelo de utilidad ¿Por qué?  Porque soy una nueva forma de atar de un producto que ya existía, la sandalia.

Moraleja: Que el miedo al plagio no frene tus ganas de emprender y que no es estrictamente necesario proteger tu idea de emprendimiento a no ser que sea una super pedazo de idea revolucionaria (al principio todos lo creéis). Y hasta aquí el capítulo hoy, ahora que ya sabes cómo proteger tu idea de negocio ¡Pórtate bien bebé!

 

 

Entérate antes que nadie de nuestras últimas novedades y ofertas

#WEARTHETEAM

  • No hay productos en el Carrito.