LAS PRIMERAS SANDALIAS ¿CÓMO CREAR UN PROTOTIPO?

by sandalias Nilo   |  7 min  |   Lean StartUp

¡La cosa se pone seria! ¿No sabes cómo leches empezar a crear un prototipo? Así fue cómo surgieron las primeras sandalias Nilo.

¡Jelou Pipol!

Al fin nos volvemos a ver las caras, ya tenía ganas de pillarte de nuevo por aquí. Si ahora mismo estás pensando “¿De qué habla esta? ¿Nos conocemos?” ¡Mientes bebé! Porque soy Nilo, tus sandalias de verano, y que te guste es normal, me buscaste, lo vi en tu historial.

Deja de hacerte la sueca y sigue leyendo, porque si estás emprendiendo o te interesa hacerlo, hoy hablaré sobre cómo crear tu primer prototipo.

DE UN BOCETO A UNAS SANDALIAS DE VERANO ¿POR QUÉ NECESITAS CREAR UN PROTOTIPO?

Ya tienes claro que quieres emprender, también tienes claro la idea que vas a llevar a cabo. La pregunta ahora es ¿Cómo leches empezamos?

Mis creadores, como si del propio Arquímedes se tratase, dieron con una idea jamás vista en la faz de la tierra: Yo, unas innovadoras sandalias de verano. Pobrecitos míos, no sabían la guerra que les iba a dar: no tenían ni idea de cómo negociar con proveedores, cómo buscarlos, qué materiales eran necesarios para crearme, si fabricarme en España o en el extranjero (Imagínate yo, internationally baby)… ¡Vamos…no tenían ni idea de cómo seguir conmigo! ¿Y qué te aconsejo que hagas siempre en estas situaciones? ¡LANZARTE!

4 beneficios de crear un prototipo

Es el momento de lanzarte a crear tu primer prototipo. Aquí te dejo los 4 beneficios clave de desarrollar lo antes posible un prototipo ¡Pero ya! ¡Estás tardando!:

  • Porque cuanto antes desarrolles tu idea y la hagas tangible, antes podrás acceder al mercado.
  • Te ayudará a mejorar las funcionalidades o aspecto de tu idea.
  • Obtendrás feedback lo antes posible para saber si tu idea es viable o hace falta darle una vuelta de tuerca
  • Si es algo innovador, como yo, un prototipo permite que otros entiendan tu idea de negocio (inversores, proveedores…).

Crear un boceto en papel es el primer paso para explorar alternativas. Aunque seas un humano poco agraciado en las artes gráficas ¡Hazlo! En esta fase me sentí como Rose Dawson dibujada por Jack (aunque sin tanto lujo, ni con creadores tan guapos como mi Leonardo) Pero, aunque esto haya sido muy especial, lo importante era tener la sandalia físicamente para ver realmente mi funcionalidad y viabilidad ¡Que ofensivo! Que poca fe tenían en mi ¡Mare de Déu Senyor!

EL PRIMER PAR DE SANDALIAS DE VERANO ¿CÓMO CREAR UN PROTOTIPO?

¡No te estanques! El primer error que cometéis todos lo emprendedores es querer conseguir un prototipo perfecto ¡ERROR 404! Esto es como no tener culo y querer hacer twerk.

¿Dónde está la clave? En aplicar la metodología agile: necesitas crear rápido tu primer prototipo y a raíz de éste ir aplicando los cambios que consideres hasta llegar al producto final. Es decir, la construcción del modelo final debe de ser un proceso iterativo ¡Wow, que culta he sonado aquí! Sigo que me ha gustado, me he sentido poderosa. Este proceso de creación está muy ligado a una metodología muy común en el emprendimiento que se llama Lean Start-Up. Clave a la hora de prototipar: basarte en objetivos pequeños de diseño de modelo e ir iterando hasta conseguir el diseño final.

 

“No caigas en el error de querer crear un prototipo perfecto. La creación de tu prototipo final debe ser un proceso iterativo”

 

CONSEGUIR LOS MATERIALES BÁSICOS PARA LAS SANDALIAS

Sin pensárselo dos veces, Guillermo y Jaime dieron con los materiales básicos para materializar sus sandalias de verano: Unas suelas de alpargatas que compraron directamente en Amazon y unos metros de tela. Contactaron con un modisto y crearon las primeras tiras ¿Has visto que rápido y fácil?

No conocían ningún alpargatero, ni proveedor, pero como querían ser los más rápidos posibles (metodología agile), acabaron en un zapatero de un barrio de Madrid para que les montara las tiras y el piso.

¡Y voilá! Esta soy yo cuándo me crearon. Todos los inicios son turbios, no me lo tengáis en cuenta. 

¡Aquí ya surgen los primeros miedos! Ya te puedes hacer una idea de a lo que me refiero ¿no? “¡A ver si me roban la idea!” Al final, esto es un miedo de cualquier emprendedor. Pero seamos realistas ¡A nadie le interesa tu p*** idea! Está bien que te protejas de estas cosas, pero, al fin y al cabo, nadie va a robar una idea que no se sabe si tendrá éxito. Ese miedo tiene que ser inexistente e ir hacia delante con todas. Y si te roban ¡Oops, te tocó peldel!. Es broma, si te pasa, por lo menos asegúrate de haber protegido tu diseño, si son unas sandalias de verano originales e innovadoras como yo, claro.

PROBAR LA FUNCIONALIDAD DEL PRIMER PROTOTIPO

¿Se podía andar conmigo? Al ser unas sandalias diferentes nunca vistas, mis pequeños creadores no sabían a ciencia cierta mi funcionalidad. Así que, con el primer prototipo de sus sandalias de verano en mano, las probaron en invierno… Si… en invierno.

¡Oye! Ni que del propio Camino de Santiago se tratase chico… Se patearon todo Madrid conmigo. Y después de un ingreso por hipotermia y dos dedos gangrenados detectaron todas mis mejoras.

¡Ahora sí! Ya estaba lista para crear 7 prototipos más y repartirme entre amigos. Esto ya fue durante la primavera, así que no hubo que lamentar ninguna baja. Con el feedback de estos otros humanos (He de decir que los muy sinvergüenzas tampoco tuvieron mucho cuidado conmigo, me pusieron al límite) Guillermo y Jaime se lanzaron a sacar su primera colección de 100 pares de sandalias: Las queridas Baby Blue y Baby Brown.

sandalias de verano

Así lucía cuando ya por fin estaba lista para que el mundo me viera, una es muy coqueta. 

CÓMO FABRICARON LA PRIMERA COLECCIÓN DE SANDALIAS DE VERANO NILO

Para dar con los fabricantes de esta primera colección de sandalias Nilo, mis creadores tuvieron que encomendarse a un santo que vosotros los humanos adoráis: un tal San Google.

Vuelve a surgir el mismo miedo del plagio, pero esta vez con los propios fabricantes. Con el prototipo en sus manos, bocetos y toda la pesca era obvio que les iban a copiar ¡Bebé, no puedes estar así todo el rato! Nadie te va a copiar, por ahora. Al fin, Guillermo y Jaime escogieron un proveedor y pecaron de novatos, cayendo en muchos errores que ahora mismo no cometerían:

  • No firmar un contrato de confidencialidad sobre los datos que íbamos a tratar y sobre el producto Si tienes miedo a que te plagien ¡Pa´ ti!
  • No firmar un contrato en el que se expusiera que la muestra final es sobre la que se debe basar toda la producción. Y en el que se recogiera que, si en la producción había algún error en los productos, el proveedor era el que se debería de hacer cargo de esa reparación ¡Menuda liada les hicieron aquí! ¡Apunta esto sí o si!
  • No pedir presupuesto sobre cuánto va a ser el coste de cada uno de los modelos antes de ponerse a fabricar.
  • No hacer las colecciones con mucho tiempo de antelación, los grandes diseñadores de moda fabrican sus colecciones mínimo con un año de antelación.

Y otro consejito: siempre es mejor conocer en persona al proveedor. El feeling y la energía que te transmiten es ORO.

Después de los 100 pares de sandalias, obviamente comenzaron las ventas. Una de las cosas que les ocurrió a Guillermo y Jaime es que tuvieron un problema grande con toda la producción que les obligó a parar la venta y devolviéndolo todo a fabrica para su reparación ¡Que bochorno contarte esta intimidad! Si es que mi belleza celestial es complicada de crear por una simple raza como la humana. De ello la importancia de prototipar bien, sin prisas y de forma iterativa. De esta forma evitarás en lo máximo posible problemas en la producción final como les ocurrió a mis creadores.

Tardaron mucho tiempo hasta conseguir un producto, bonito, bueno y de calidad, pero mereció la pena. Ya que ahora lo gozan teniendo unas sandalias de verano únicas en el mercado y patentadas ¡Ahí lo llevas!

Me despido porque hoy me he extendido de más.

¡Chao pescao!

 

 

Entérate antes que nadie de nuestras últimas novedades y ofertas

#WEARTHETEAM

  • No hay productos en el Carrito.